Gizardatz :: Código ético :: 5. La gestión de las personas

Código ético

Los recursos humanos de las entidades son fundamentalmente las personas voluntarias y profesionales que colaboran en la realización de actividades y en el cumplimiento de sus finalidades.

La gestión centrada en las personas será una de las señas de identidad de las entidades asociadas.

La actividad voluntaria dirigida a conseguir una determinada finalidad es una energía emergente que conviene preservar y velar para asegurar la máxima eficacia y eficiencia de la misma y evitar que deteriore su dosis de altruismo. Para ello el referente será la Ley Vasca de Voluntariado, en especial en lo que a derechos y deberes de las voluntarias y voluntarios se refiere.

El incorporarse a una entidad social presupone que la persona que lo hace acepta y asume las finalidades y la utilización de los medios que la entidad propugna.

Las relaciones entre las personas serán de confianza, de convencimiento de estar juntas en un proyecto común y por eso la buena fe y la buena relación entre ellas son elementos fundamentales.

Las y los profesionales deben ser contratados cumpliendo los principios y contenidos de la legislación correspondiente en materia laboral, de Seguridad Social y de Prevención y Seguridad.


La realización de actividades de todo tipo no se puede llevar a cabo en condiciones no adecuadas para las personas que las realicen directamente o para la seguridad y garantías del colectivo usuario.

No se discriminará por cuestión alguna en la gestión de personas en las entidades, se incorporará la perspectiva de género, evitando diferencias y discriminaciones de cualquier tipo.

Se adecuará estrictamente el número de personas en prácticas, becas y otras modalidades de formación a las posibilidades de atenderlas adecuadamente y a las necesidades y naturaleza de las actividades de la entidad.

hirekin